Ante las elecciones, por una vez, seamos sensatos. Artículo de Francisco Torres

Tengo la impresión de que este 20-N electoral se va a llevar demasiadas cosas por delante. No tengo vocación de futurólogo pero la lógica, salvo que se prefiera el universo mitológico y la fundamentación irracional, indica que, una vez más, en la reestructuración del espacio político español que hemos vivido, los grupos que, a efectos sólo de identificación, para los españoles se mueven a la derecha del Partido Popular, aunque busquen otros nichos electorales o sociales, se han quedado fuera y quizás, salvo intervención de la Providencia, para siempre. Esto no es algo nuevo, víctimas de sus propios errores, aunque a ello se superpusiera toda la presión ambiental o institucional que se quiera sumar, perdieron su oportunidad en 1976-1977 y la tiraron por la borda, cuando se había hecho lo más difícil, entre 1979 y 1982.

La reforma de la ley electoral, pactada entre PP y PSOE hace unos meses, que abre el camino hacia nuevas reformas y cuyo objetivo es preparar la transformación del denominado “bipartidismo imperfecto” que tenemos en bipartidismo efectivo, antes de que sea efectiva la multiplicación de las opciones con representación parlamentaria, dibuja un imposible escenario para esos grupos que, independientemente de su definición, el ciudadanos sitúa a la “derecha del Partido Popular”.

Quede claro que de no estar vigentes las barreras que la reforma establece para evitar la proliferación de listas electorales, reduciéndolas, a nivel nacional, sólo a aquellas que tienen representación parlamentaria, ninguno de esos grupos a la “derecha del PP” hubiera obtenido resultados mínimamente importantes, entre otras razones porque la mayor parte del electorado que buscan movilizar está encantado, desde hace décadas, con votar al PP. Pero con la normativa actual lo que se busca es erradicar la presencia real de estos grupos de la vida pública española.

Ante esta realidad poco valen las protestas o refugiarse, emulando a la zorra de la fábula, en un lastimero “ahí se quedan que están verdes”, o recurrir al universo mitológico, muy propio del irracionalismo, de la sublimación del gesto heroico. Se impone la sensatez.

Hasta ahora, para presentarse a unas elecciones bastaba con reunir los nombres suficientes para rellenar las listas, lanzar paracaidistas donde fuera necesario, desempolvar del cajón listados ajados y poco más. Ahora se necesita acompañar a la candidatura con firmas protocolarizadas. Un partido que quisiera presentarse en toda la geografía nacional necesitaría entre 50.000 y 70.000 firmas; un partido que quisiera presentarse en Madrid necesitaría 7000 firmas. Hasta ahora, a nivel nacional, concurrían entre 6 y 7 candidatura en casi toda España, lo que significa que necesitarían entre 300.000 y 500.000 firmas. Inviable cuando entre todas suman, suponiendo que se pudieran sumar, entre 60.000 y 70.000 votos. Más complejo es el caso de Madrid donde las candidaturas podrían llegar a la decena, demandando unas 70.000 firmas. Y todas, a nivel nacional o a nivel de Madrid, buscarán esas firmas en el mismo sector.

Lo que la lógica dice es que este tipo de candidaturas no estarán a nivel nacional en la cita electoral del próximo 20-N y las que lo consigan, si alguna lo logra, habrán tenido que realizar un esfuerzo enorme. Lo más probable es que nos encontremos con una proliferación de listas aisladas que aparezcan en las más diversas provincias en lo que podríamos denominar la aparente recuperación del moribundo antes de exhalar su postrer suspiro.

Ante esta situación a lo único que cabe recurrir es a la sensatez y pensar que estamos ante una línea divisoria que obliga a mirar hacia el futuro de otra manera. Sin embargo, mucho me temo que seguiremos mirando hacia atrás, hacia el irracionalismo, el universo mitológico y la inútil sublimación del ejemplo heroico.

AES denuncia la discriminación laboral a las madres, la injusticia del aborto y el olvido de la amas de casa en el día de la mujer trabajadora

Los orígenes de la fiesta del 8 de marzo como día internacional de la mujer trabajadora se remontan a una primera celebración reivindicativa del 19 de marzo de 1911 en varios países europeos en que las mujeres reivindicaban con justicia el derecho a voto, derecho a la ocupación de cargos públicos, derecho a la formación profesional, derecho al trabajo y a la no discriminación por el mero hecho de ser mujer. Más tarde dichas reivindicaciones fueron manipuladas por la comunista alemana Clara Zetkin, quién estableció la fecha del 8 de marzo para que la internacional comunista incorporase al calendario de reivindicacines revolucionarias.
Hoy felizmente la mayor parte de esas reivindicaciones han sido socialmente aceptadas de modo universal, si bien, no precisamente gracias a la tiranía comunista que pretendió ser su abanderada. Sin embargo la última reivindicación de la mujer, desde hace más de un siglo sigue sin lograrse.
Desde Alternativa Española somos conscientes de que el hecho de ser mujer es una circunstancia desfavorable desde el punto de vida laboral, y más concretamente el hecho de quedar embarazada.
AES quiere denunciar en este día en que la hipocresía de la izquierda y la derecha liberal se llenan la boca con la palabra “igualdad”, y se multiplican los actos oficiales y las fotos de políticos en actitud reivindicativa a favor de la mujer, que ninguno de ellos, ni sus partidos, ni las instituciones en que gobiernan, llevan a cabo las medidas mínimas imprescindibles para que a la mujer se la considere igual laboralmente si mutilar una parte imprerscindible de sí misma como es la circunstancia de poder ser madre.
Así mismo AES quiere recordar que las mujeres son víctimas de otra tremenda injusticia en la sociedad actual, en relación con el aborto, al que muchas son forzadas para no perder sus empleos, o directamente forzadas por sus parejas o familiares, sin que parezca importarle lo más mínimo a los adalides de la ideología de género esta forma de discriminación sexual, ni las graves consecuencias físicas y psicológicas que acarrean a la mujer.
Por último, en este día de la Mujer Trabajadora, AES quiere rendir un sentido homenaje a todas las mujeres olvidadas por las administraciones, partidos y asociaciones feministas, cuyo silencioso trabajo como madres y amas de casa es impagable para la sociedad, y digno del mayor de los reconocimientos.
Madrid, 8 de Marzo de 2011

La Cataluña de CyU comienza a dispensar la píldora abortiva en los ambulatorios con el rechazo masivo de las mujeres y hasta de los abortistas.

(Manifiesto por la Vida)Cataluña aplica desde el año 2001 un protocolo sobre la píldora abortiva, que hasta ahora han utilizado negocios de abortos privados y hospitales públicos y que este mes han empezado a dispensar ambulatorios de la comunidad por primera vez en España antes de las siete semanas de gestación.
El protocolo, fue acordado con las clínicas y ginecólogos catalanes tras la aprobación de la píldora RU-486 por parte de las cortes españolas en el año 2000, durante el gobierno de José María Aznar.
Titulado ‘Aborto farmacológico con RU-486 (Mifepristona) en el primer trimestre del embarazo’, el texto advierte de que la dispensación debe hacerse por un médico o una enfermera autorizada por éste, tras la firma de un consentimiento informado por parte de la paciente, la comprobación del embarazo de máximo 49 días mediante una ecografía vaginal y una analítica de sangre que incluya pruebas de coagulación.
A pesar de la iniciativa promuerte del gobierno catalán, un 90 por ciento de las mujeres rechazan la píldora abortiva antes de las siete semanas cuando se les ofrecen todas las vías posibles a seguir ante un embarazo no deseado, según revela un estudio iniciado en noviembre por el abortista, condenado por negligencia en un aborto, Santiago Barambio en su clínica Tutor Médica de Barcelona
En declaraciones a Europa Press, el también presidente de la asoción de negociantes del aborto (ACAI) ha remarcado que sólo escogen la citada opción un 10 por ciento de las mujeres, debido a la “incertidumbre e impredecibilidad” del proceso de expulsión del embrión que se puede producir dos y hasta cuatro días después.
Entre la semana siete y la ocho –el plazo máximo autorizado en Catalunya– se decantan por matar a sus hijos en gestación un 6,6 por ciento de las mujeres, siendo la gran mayoría las que optan por hacerlo mediante aspiración con sedación.
Desde el 1 de febrero, la píldora abortiva –la RU-486, hasta ahora sólo autorizada en hospitales– se ha empezado a administrar, en fase piloto, en seis centros de atención primaria (CAP) y de salud reproductiva y sexual, convirtiéndose Cataluña en la primera comunidad española que dispensa el aborto farmacológico en ambulatorios.
Tras el anuncio, Barambio, que puede ver amenazado si negocio si las mujeres acuden a matar a sus hijos mediante aborto químico a la seguridad social, decidió iniciar un estudio de consumo de la píldora, rebajando su precio a la mitad de lo que cuesta matar a un hijo mediante un aborto quirúrgico –oscila entre los 400 euros– y “por debajo de la competencia para ver si ello constituía un incentivo”, en palabras del despiadado personaje que pretende incetivasr a las madres abaratando el coste por destruír a sus hijos.
“Ni así”, ha sentenciado Barambio, para quien este fármaco provoca en un 40 por ciento de las ocasiones “efectos indeseados” como fiebre, tiritonas, náuseas, vómitos y diarrea.
En todos los casos, ha reseñado, también provoca “dolores tipo parto –provocados por las contracciones que pueden durar horas– y un sangrado superior al de una menstruación”, por lo que es insuficiente el uso de una compresa, y en un 1% de los casos existe el riesgo de que el exceso de hemorragia haga indispensable una transfusión.
En el 70 por ciento de los casos, el dolor es “significativo o muy significativo”, según refieren las mujeres sometidas al tratamiento en la citada clínica.
Lo más difícil de asumir para la mujer es la incertidumbre que provoca el no saber en qué momento se producirá el proceso de expulsión que, según el ginecólogo, podría llegar en casos excepcionales a los 20 días.
En cualquier caso, esta incertidumbre provoca “disfunciones sociales y de tipo laboral” porque la mujer no puede acudir a su puesto de trabajo de forma normal, puesto que no sabe en qué momento puede iniciar el proceso, para el que necesita ausentarse de cualquier cargo o actividad.
La metalidad promuerte de Barambio ve, a demás, un problema añadido en que, especialmente en mujeres jóvenes, que viven con sus progenitores y que quieren ocultar a toda costa esta decisión a sus familiares, sienten que este método genera una “falta de confidencialidad”.

Feliz y Santa Navidad del Señor

Alternativa Española desea a todos los españoles de buena voluntad una feliz y santa Navidad del Señor

Rafael López Dieguez en 13 TV

Ante el 29-S


AES no apoya la huelga general del 29-S y exige al gobierno que garantice el derecho a trabajar. AES pide que se responsabilice y se penalice a los sindicatos ante los posibles hechos violentos de la jornada. AES se suma a la campaña católica del distintivo blanco.

Alternativa Española reconoce que existen razones objetivas más que suficientes para protestar contra el gobierno por su incapacidad a la hora de gestionar la crisis y por conducirnos a la ruina.

AES se ha posicionado claramente contra las medidas antisociales decretadas por el gobierno. Sin embargo, AES considera que esta huelga general no es más que la coartada, la mascarada, de unos sindicatos, caracterizados por su amarillismo, servilismo, burocratización e inoperancia, ante la posición crítica que millones españoles observan con respecto a su labor y utilidad.

AES quiere subrayar que carece de sentido hacer una huelga varios meses después de que el gobierno pusiera en marcha la política de recortes contra los que teóricamente se manifiestan. AES quiere denunciar que los sindicatos han sido conniventes con el gobierno, cuando han convocado una huelga meses después de que los recortes fueran aprobados en vez de hacerlo, para presionar, de forma inmediata para evitar, si esa era su intención, los recortes.

AES considera que los grandes sindicatos españoles, que viven a costa del erario público, ya no son ni tan siquiera sindicatos de clase sino correas de transmisión y control de los dos grandes partidos a los que se vinculan, PSOE e IU. Y en esta huelga sus mensajes, que son distintos, están vinculados a los intereses políticos de sus partidos de referencia.

AES entiende que existen numerosas formas de protesta y movilización que, de forma más dilatada en el tiempo, a la hora de la presión y la reivindicación, son igualmente efectivas y no implican la pérdida de millones de euros justo en un momento muy difícil para la economía española. Se trata de la protesta constructiva frente a la destructiva típica de la izquierda.

AES quiere denunciar la campaña de presión que se está realizando sobre los ciudadanos con la difusión de la prevista presencia de los denominados “piquetes informativos” y la publicidad, sin recato, de acciones que son vistas de forma “amigable”, tales como la silicona en las puertas de los centros de trabajo. AES quiere subrayar que los piquetes son elementos coactivos que cercenan la libertad de los ciudadanos. AES exige al gobierno que garantice el derecho que tienen las personas a trabajar si así lo estiman conveniente.

AES que, ni secunda ni apoya la huelga general, Sí es partidaria de mostrar la repulsa a las medidas del gobierno se suma a la campaña propuesta a los cristianos por el Consejo de Laicos de lucir un distintivo blanco ese día para protestar por la situación.

Madrid, 27 de septiembre de 2010.

AES remite a la dirección de Coca-Cola y Cruz Campo un escrito pidiendo que retiren su colaboración en el festival rock Lumbreiras en el que participan grupos proetearras.

Alternativa Española ha remitido un escrito a los representantes legales de las empresas Coca-Cola y Cruz Campo denunciando la presencia de grupos proetarras en el festival Lumbreiras rock, que se celebrará en la localidad de Tobarra del 23 al 25 de este mes, y que cuenta con el patrocinio/colaboración de ambas marcas.

AES, que incluye en su escrito, como prueba, las letras de algunas de sus canciones, recuerda que estos grupos se colocan en los márgenes de la legalidad y “ofenden gravemente la memoria y dignidad de las víctimas del terrorismo, así como a nuestros cuerpos y fuerzas de seguridad, y que cesen en el patrocinio de Conciertos y Actos Públicos, por lo que no merecen patrocinio/colaboración alguno, pide a ambas marcas que retiren sus firmas de dicho festival.

Madrid, 21 de septiembre de 2010
Francisco Torres García
Portavoz de Alternativa Española (AES)